Ruta 158 y Francisco Muñíz. Río Cuarto. Argentina.

Blog

Un dia de esos

Muy buenas Truchas a nuestros rios, con pocas capturas pero excelentes portes cerramos un muy buen Enero...
A pesar de la floja temporada en nuestra provincia las lluvias hicieron lo suyo y bajaron muy buenas Truchas a nuestros rios, con pocas capturas pero excelentes portes cerramos un muy buen Enero.

7:30 de la mañana y ya estábamos al lado del rio, un poquito tarde para la época ya que el calor nos juega una mala pasada pero allí estábamos tomándonos unos mates mientras preparábamos los equipos y nos poníamos la botas de vadeo. Ya hacía calor, el rio venia alto, hermoso, justo para pescarlo con secas confieso que me tente y lo primero que le sugerí a Mario fue eso una Adams en anzuelo 14 y yo seguí por el mismo camino.

Terminamos de acomodarnos guardamos el mate cerramos la camioneta y nos arrimamos al rio, tratando de mantenernos tranquilos y planeando la estrategia para entrar al primer pozo, llegamos por arriba de piedras lo cual es bastante complicado entrarle sin ser vistos. Nos arrimamos lo que más pudimos y logramos ver dos Truchas muy lindas más o menos del tamaño del Butt de la caña, estaban comiendo ninfas muy abajo lo cual me incentivo aún más tirarle una mosquita seca, solo para intentar ganarles la pulseada hacerlas subir pero no hubo forma, un par de derivas y nos dimos cuenta que no lo íbamos a lograr razón por la cual decimos cambiar de mosca e intentar más abajo.
 
Mientras Mario cambiaba su Adams por una Prince con Bead Head vuelvo a asomarme al rio y veo una trucha hermosa, bastante más grande que las dos primeras que habíamos visto y enseguida nos entusiasmamos, alargamos el leader y le tiramos unos metros más adelante así la mosca podía bajar a la altura de la Trucha. En el primer tiro no logramos nada, pero en el segundo paso lo esperado, la Prince llego a la profundidad deseada y en una pintoresca pirueta debajo del agua vimos el momento preciso en donde la trucha tomo nuestra mosca, la euforia de los dos era tal que hasta casi nos escapa por debajo de las piedras, una vitalidad excepcional dejaba a la vista lo bien de salud que se encuentran y que todavía en nuestras sierras se encuentran muy buenos ejemplares. Luego de unos minutos pudimos devolverla a su lugar, felices de haber podido pescarla, tuvimos la suerte de poder sacar un par de Truchas más  durante la mañana terminando nuestra jornada de pesca cerca del mediodía.

Cabe recordar que en esta época en las sierras de Córdoba debemos elegir bien los horarios de pesca, si es posible pescar lo más temprano y exigirle lo menos que podamos a nuestra Trucha, estamos en pleno verano y sufren muy mucho del calor ni hablar si las manipulamos mucho tiempo fuera del agua, hay que tratar de hacerles pasar el menor estrés posible.

Desde ya Buena Pesca y hasta la próxima nota, Saludos.

Nicolás Ezequiel Monge.

Galeria

Tambien te puede interesar

Productos destacados